952 10 26 13 // info@nolte-cocinas.es //
test

La cocina en Málaga: un paseo por los sabores

La cocina en Málaga: un paseo por los sabores

La gastronomía española es impresionantemente diversa, y la cocina malagueña no se queda atrás. Esta provincia es muy rica en distintos alimentos y sus recetas mezclan mucho lo mejor de la tierra y del mar.

Hoy vamos a confeccionar un menú rico y muy típico de la cocina malagueña. ¿Tenéis hambre?

 

Gazpachuelo

El gazpachuelo es una sopa típica de Málaga, una receta popular elaborada con ingredientes económicos. Como todas las recetas populares, admite muchas variantes: se le puede añadir pan del día anterior, o se puede hacer en el agua de cocer unas patatas troceadas, se le puede añadir arroz o añadir algún pescado o marisco.

Preparación

Se hace la mayonesa: en el vaso de la batidora se pone el huevo, el zumo de medio limón, un poco de sal y el aceite, y se bate hasta conseguir la textura deseada en la mayonesa. Se reserva en el frigorífico. (También se puede hacer la mayonesa solo con la yema, y la clara se cuaja aparte: se hierve agua con sal y vinagre y se echa la clara de huevo en el momento de la ebullición. Cuando está cuajada, se trocea y se sirve en la sopa).

Se cuecen patatas peladas y troceadas en una cazuela con agua ligeramente salada y dos dientes de ajo. Cuando están tiernas, se añade la merluza y las gambas y se deja cocer unos minutos.

Se mezcla la mayonesa con un poco del caldo caliente de cocer las patatas y el pescado, se bate bien, para que quede bien mezclado, cuidando que no se corte. Una vez diluida, se incorpora poco a poco a la cazuela donde está el resto del caldo y se mezclamos todo, calentamos a fuego medio, sin que llegue a hervir. Se sirve bien caliente.

Gazpachuelo

 

Boquerones al limón

Preparación

1. Limpia los boquerones quitándoles la tripa, hasta que te queden como en la foto de abajo. Colócalos en un recipiente y échales sal.

2. Pon los ajos pelados y el zumo de limón en un mortero. Machácalos. Reparte por los boquerones. Mete el recipiente en el frigorífico durante una media hora.

3. Sácalos, rebózalos en harina y golpéalos suavemente con tus dedos para eliminar la harina sobrante.

4. Calienta abundante aceite de oliva virgen extra en una sartén no muy grande. Fríelos con paciencia.

5. Ponlos a escurrir en un colador y a continuación pásalos a un papel de hornear o absorbente. Sírvelos inmediatamente.

Boquerones al limón

 

Locas

Para el hojaldre no nos vamos a complicar, ya que la masa la podemos encontrar preparada en cualquier supermercado.

Precalentamos el horno a 220º C

Espolvoreamos un poco de harina sobre la superficie donde vayamos a trabajar una plancha de hojaldre, sobre la misma plancha y el rodillo. Se estira y se corta con la forma deseada —aunque las locas son redondas, aprovecharemos mejor la masa haciéndolas cuadradas o rectangulares utilizando un cortador de pizza y procurando que las piezas sean del mismo tamaño—.

Pinchamos con un tenedor las piezas y se colocan en la bandeja del horno sobre papel de hornear. Sobre ellas se coloca otra hoja de papel de hornear y otra bandeja, de manera que queden aplastadas y no suban.

Horneamos 15 minutos a la misma temperatura.

Para la crema pastelera:

Ponemos a hervir un vaso de leche con la piel de medio limón y 120 g. de azúcar. Mientras, se bate otro vaso de leche, 3 yemas de huevo y 50 g. de maizena.

Cuando la leche hierva, sacamos la piel de limón, se deja enfriar hasta que esté templada y se añade poco a poco el batido.

Calentamos a fuego lento sin dejar de remover con una cuchara de palo y si dejar hervir.

Cuando alcance la textura de crema se añaden 30 g. de mantequilla, se remueve para que se derrita y se aparta del fuego. Se deja enfriar hasta que esté tibia.

Para la cobertura de yema:

Se pone a hervir algo menos de un vaso de agua con 150 g. de azúcar y una pizca de vainilla (media vaina o unas gotas de extracto). Mientras, se baten 3 huevos con 100 g. de azúcar y 40 g. de maizena.

Cuando el almíbar hierva, se le incorporan los huevos poco a poco y removiendo, se baja el fuego y se sigue removiendo hasta que espese. Entonces se aparta y se deja templar.

Para el glaseado:

Se hierve medio vaso de agua con un vaso de azúcar. Una vez disuelto el azúcar se deja templar.

Ahora hay que montarlo todo “en tibio”: sobre una pieza de hojaldre se coloca una cucharada de crema pastelera espesa y, mientras, sobre otra pieza de hojaldre (para no aplastar la crema y que se salga), se aplica la cobertura de yema y el glaseado con un pincel. Para que sea una auténtica “loca”, hay que colocar media guinda confitada en el centro de la cobertura antes de glasear. Cuando ambas piezas estén frías se monta la pieza glaseada sobre la que tiene la crema y ya tenemos listas nuestras “locas”.

Y ¡a disfrutar de la cocina de Málaga!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies