cocinas de película

Cocinas Áltico, cocinas de cine

En Áltico somos muy fans del celuloide, así que, aprovechando que se acaba de clausurar en nuestra ciudad el 24 Festival de Málaga, se nos ha ocurrido hacer un homenaje al cine a través de algunas de las cocinas de película más famosas de la gran pantalla.

Y es que, en el cine y en la vida, muchos de los momentos más importantes; los más íntimos, los más familiares, se desarrollan en la cocina. ¿Quién no ha visto nunca una escena en la que una pareja recién formada cocina junta? O una secuencia en la que, madre e hija comen helado juntas tras una pelea. O la típica reunión de hermanos bebiendo vino mientras cuentan anécdotas familiares; una alegre comida de amigos; un cálido desayuno familiar… 

Pero regresemos a nuestro objetivo, que no es otro que repasar las cocinas de película que nos han hecho soñar con una vida de cine. Y aquí van: 

  • Amélie: Con un predominante tinte rojo en toda la cinta, su cocina no iba a ser diferente. Muy retro a la vez que atemporal, muy bermeja y muy, muy francesa, la de Amélie es, probablemente, una de las cocinas más reconocibles del cine de las últimas décadas. 
  • Tienes un e-mail: ¿Por qué será que la comedia romántica es uno de los géneros cinematográficos dónde más protagonismo cobran las cocinas? ¿Será porque cocinar es un acto de amor? ¡Claramente! En la película protagonizada por una de las parejas de ficción más apetecibles, la de Tom Hanks y Meg Ryan, la cocina de ella es pura paz. 
  • A Single Man: Que Tom Ford fue diseñador antes que cineasta y eso, se nota. Hasta en sus tramas se ve. Pero, sobre todo, en su diseño de producción. La cocina de Colin Firth en esta historia, por supuesto, es de película, y nunca mejor dicho. 
  • Mujeres al borde de un ataque de nervios: Lo de Almodóvar con las cocinas es una historia de amor evidente. No sólo la de esta película es un sueño, sino que también se nos vienen a la cabeza las utilizadas por el director manchego en largometrajes como ‘Volver’ o ‘Dolor y Gloria’ como ejemplos de cocinas que son, cuanto menos, características. 
  • No es tan fácil: En esta cinta, Meryl Streep es una cocinillas de manual. Y como tal, tiene una cocina espectacular. Muy californiana, muy amplia, con mucha luz y muy orientada a ser el centro de una casa que siempre quiere estar llena de gente.
  • Cuando menos te lo esperas: Diane Keaton tiene la peculiaridad de quedar bien en cualquier sitio. En las calles de Nueva York, en el Vaticano luciendo hábito, en una librería de París y, por supuesto, en cualquier cocina. Situada en una casa de la playa, la suya en esta película es una cocina tan perfecta como práctica. 
  • Desayuno con diamantes: Chiquitita y encantadora como Holly Golightly, la cocina de ‘Desayuno con Diamantes’ es una protagonista más de la historia. No son pocas, de hecho, las escenas que transcurren en ella. 
  • Ratatouille: Y ésta, claro, no podía faltar. Que sí, que no es una película rodada con personajes de carne y hueso y, por ende, la cocina que sale tampoco es real. Pero, ¿no sería fantástico tener una así? Y un encantador ratoncito que nos cocinara tampoco estaría mal, ¿verdad?

Si te ha gustado nuestro paseo por algunas de las cocinas más cinematográficas, ahora es el momento de que te contemos que si lo que quieres es una cocina de película, en Áltico, las tenemos todas.  

¿Quieres saber más sobre nuestros diseños y nuestro modo de trabajo? ¡No dudes en seguir nuestro blog o venir a vernos! Spoiler alert: no sólo ofrecemos las mejores cocinas, sino también una postventa sin igual.


Comparte este artículo

Llámanos
Escríbenos